30 de Septiembre 2010

Gente muy adaptada.

Se viene explicando el fracaso de la huelga general convocada principalmente por UGT y CCOO por la inadecuación de los sindicatos a los nuevos tiempos. Casi lo entiendo, casi parece explicar que antaño la gente les siguiera y ahora no. Pero es una explicación que no explica nada, está vacía de contenido. "Adaptarse" es equivalente a triunfar en la huelga general. Triunfaron porque triunfaron y fracasan porque fracasan. Nada pues. Naturalmente, hay quien sí da contenido a esa afirmación, como que el discurso está trasnochado o, con más sustancia, que los sindicatos han degenerado en una mafia. Alguna razón tendrán, pero a mi, personalmente, no me explica las cosas, no veo que haya habido cambio en los sindicatos. Tal vez el cambio ha sido en la gente y el resultado sea simplemente irrelevante...

No logro ver ninguna diferencia en los métodos, retórica y esencial estupidez ideológica entre los sindicatos de, pongamos, 1988 y los de hoy mismo. Violencia la misma cantidad y ejercida de la misma manera. La justificación de la violencia idéntica, la pretensión de liderazgo "después de los garrotazos" y de tener reglas aparte, exactamente igual. Aún recuerdo cómo hacían bromas unos jovencísimos y bien enseñados marxistas sobre el eufemismo ridículo de "piquete informativo", hace algo así como 25 o 30 años. Venían a hacer guasa de la manera de "informar" de los piquetes, "espera que te informo el cogote como entres al tajo", bromeaban. La broma no era de alguien que creyera que esa hipocresía fuera mala, sino la de quien creía que tenía derecho a hacer tragar como información la coacción o la violencia. Para ellos era verdaderamente informar y, cuando les pregunté me espetaron ese discurso ridículo y retorcido sobre la diferente legitimidad que tienen las clases sociales junto con la idea de lo que es la solidaridad de clase y el deber de los líderes del movimiento obrero y bla, bla, bla. Hoy es exactamente lo mismo con los piquetes y todo lo demás con una, a mi juicio, levísima diferencia, que ahora está algo peor visto decirse marxista (que no comunista!, esto resulta ser sólo un poco menos frecuente que antaño). Un discurso idéntico de legitimación de la violencia cuando viene de un lado, el lado bueno, claro está. La mentira de "piquete informativo" era antes como lo es hoy, la mentira que con la que se obsequia al perro que no es nuestro. Los piquetes pegaban tan fuerte o más que hoy, de la misma manera y en los mismos momentos.

Pero aún hay más. ¿Es que no había liberados antes? ¿no había, más o menos, pasta por toneladas del estado para los sindicatos? ¿era diferente la legislación sobre elecciones de representantes y sobre los representantes sindicales mismos? Era exactamente igual. Hay quien apunta incluso a que el esquema de financiación mediante el estado no es ni más ni menos que lo que había con Franco, los sindicatos verticales.

No tengo grandes explicaciones para lo que veo. Tal vez pasa que hay dos, digamos, fuerzas concurrentes, el cansancio que produce el discurso marxista en muchos de mi generación, una generación no totalmente echada a perder por las reformas educativas y la izquierda triunfante, y la estolidez de las nuevas generaciones. Tal vez pasa que a los de mi época y aledañas nos ha hartado la idiotez fundamental del marxismo de analfabeto, analfabetismo al cuadrado por tanto, y que los de las nuevas generaciones y aledañas no entienden un pimiento de lo que dicen los sindicatos y, además, les importa un pimiento lo que puedan decir.

A lo mejor eso quieren decir los que explican que los sindicatos "no se han sabido adaptar". Puede que sea eso, que no han captado que las nuevas gentes no entienden nada de lo que ellos dicen y que, cosa rara por buena, tal vez por la ausencia de ciertas pretensiones y prejuicios que conlleva la ilustración, vean en un sindicalista diciendo tontadas y chupando del bote eso, a un tío diciendo tontadas y chupando del bote, como siempre ha sido con los sindicalistas. Malos motivos para algo bueno. A lo mejor acabo creyendo en Dios... y luego en el diablo, que no parece que, después de todo, haya menos izquierdistas que antes.

Pero volvemos al principio ¿y qué? ¿"adaptarse" es lo mismo que... qué? ¿que vuelvan a tener la misma influencia política de antes (muchos la suponen, increiblemente, beneficiosa)? ¿que la gente los ame? ¿que sean capaces de hacer tragar como fueron capaces antaño con la violencia una huelga general? ¿que sepan engañar a las nuevas generaciones y, de paso, a las viejas? Eso ¿o todo lo contrario?, que pierdan la influencia política, que tengan tanta relevancia como una compañía de seguros o una asociación de consumidores ¿esto sería adaptarse, el ser otra cosa, algo más adecuado visto desde dentro de la mente del observador?... ¿Qué es la adaptación y qué sería bueno, si es que hubiera algo bueno, en ese adaptarse?

Llegamos al final de toda la irrelevancia del "no saber adaptarse": tienen menos influencia política por un lado, por otro muchísimas más; tienen muchísima más pasta, en concordancia con la influencia política; ahora mismo están haciendo tragar a la gente la violencia que han ejercido, pero con un método algo más indirecto, nada más. ¡Incluso ni siquiera han tenido necesidad de cambiar la retórica de idiotas y la ideología de patanes! Con esto, ¿no podría decirse que no hay mejor y mayor adaptación en que, a pesar de que la gente los tenga entre lo indiferente y lo aborrecible, ellos sigan igual sin que absolutamente nadie piense que va a ser de otro modo con ellos en los próximos, digamos, 15 años? De todo lo que tienen sólo han perdido lo que no ha resultado ser sino una pequeña parte, la simpatía o aquiescencia o lo que sea de la gente.

"No han sabido adaptarse", una explicación vacía para un fenómeno insignificante. Lo siento, hoy no hablo de justicia, no la espero, hoy estoy muy católico.

Escrito por Dodgson en: 8:03 PM | Comentarios (0) | TrackBack

27 de Septiembre 2010

Yo no voy (grábelo todo).

... a la huelga.

Además, nos causa rechazo la violencia que emplean para salirse con la suya. Poco podemos hacer contra estos subvencionados salvo grabarlo todo

Algunas instrucciones más detalladas para dar difusión a nuestra experiencia siempre vienen bien. Un canal en Youtube, YoNoVoy, será útil si se va a dar difusión a lo que hayamos grabado.

Escrito por Dodgson en: 7:46 AM | Comentarios (0) | TrackBack